lunes, 20 de abril de 2009

Mariam Valero, desnuda por los derechos gay

Mariam Valero, desnuda por los derechos gay

Mariam Valero tiene mucho que celebrar, va a protagonizar la primera película gay en Venezuela ahora que el país va a legalizar las uniones homosexuales.

Foto: RCTV

Y no es para menos, Mariam es la musa gay del país de Chávez y se ha convertido en la indiscutible reina en las últimas marchas del Orgullo LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) en Caracas.

El Parlamento venezolano anunció hace unas semanas que ultima la aprobación del Proyecto de Ley para la Equidad de Género, que legaliza las uniones homosexuales, reconociéndolas como “asociaciones de convivencia”. Un avance en los derechos de las personas del mismo sexo, aunque no se llamará “matrimonio”, como le hubiera gustado que ocurriera al Partido Popular cuando se aprobó la Ley en España.

Y en este momento crucial para los derechos humanos en Venezuela, Mariam Valero va a protagonizar “El secreto de mi amigo Sebastián”, la primera película venezolana con argumento basado en la homosexualidad.

Todo un reto para esta reina de las telenovelas gracias a éxitos como Mi vida por Sharon o ¿qué te pasa a ti?, Amor del bueno, Oro puro, Entrega total, Volver a Vivir, Rebeca o A calzón quitao… Títulos que parecen escritos para esta mujer, que además de actriz es productora, modelo y licenciada en Educación Especial.

Belleza y poder en una sucesión de curvas de vértigo como se comprueba en sus imágenes más sexis. “Cuando me plantearon hacer las fotos, me enviaron algunas que habían sido publicadas en la revista, como las de Carmen Electra, Halle Berry o Catherine Fulop, y me parecieron realmente bonitas”, aseguró la estrella ante la expectación creada en toda Suramérica cuando se filtró a la prensa que había posado para interviú.

Vía Interviú.

MI VERDAD.

MI VERDAD.

1. Soy homosexual desde siempre y nada puedo hacer para cambiarlo. Quien diga que puede es un mentiroso, un iluso, un ignorante o quizas sus miedos lo hacen pensar que si.

2. No me rechaces por ser como soy. Mi homosexualidad no es un deseo de ofender ni de lastimar: es mi orientación sexual natural y constituye un rasgo fundamental de mi personalidad. Es la manera que tengo de entregar mi afecto y de ejercer mi sexualidad y tengo tanto derecho a mi sexualidad como tú a la tuya.
3. Si a veces he deseado ser heterosexual o he actuado como si lo fuera, no es porque mi homosexualidad me haga infeliz sino porque creí que era la única manera de sobrevivir en medio del prejuicio y del odio generales. Me daña muy gravemente que los demás se sientan con derecho a hacerme objeto de su desprecio, burla y agresiones tan sólo porque soy diferente de ellos.
4. El asco, desprecio, horror y desconfianza hacia los homosexuales se llama Homofobia. Una fobia es un rechazo irracional y, por lo mismo, una perturbación mental. Ya es tiempo de que sanes de ella.
5. No soy un bicho raro: soy una persona como cualquiera otra. En la medida en que me rechaces, me iré alejando de ti. Si soy tu familiar o amigo, no me conviertas en un extraño.
6. Habemos homosexuales de todos tipos, edades, razas, nacionalidades y clases: nos encontrarás en el gobierno, las fuerzas armadas, la iglesia, las instituciones de enseñanza, las empresas públicas y privadas y en todas las profesiones y actividades. Aunque no lo creas, aproximadamente la quinta parte de la humanidad somos homosexuales.
7. Si todos y todas las homosexuales desapareciéramos del planeta, te sentirías muy mal: desaparecerían muchas de las personas que quieres o admiras y muchos de tus amigos y familiares. Es posible, incluso, que no hubieras nacido: muchos homosexuales han tenido hijos.
8. Si alguna vez me has dicho que me amas, demuéstramelo: ya era homosexual cuando me lo dijiste y yo te correspondí con mi cariño. No me entusiasma que me menciones lo mucho que me querrías “si yo fuera diferente”. No tienes ningún derecho a exigirme ser como tú para que me consideres valioso o digno de tu afecto: eso se llama discriminación y es un delito.
9. No digas necedades como que me preferirías alcohólico, asesino o violador. Si en tu familia deseas asesinos, alcohólicos o violadores, no me consideres pariente tuyo. Yo aspiro a ser una persona productiva y útil, digna de confianza y de respeto. Tus comparaciones me ofenden y me agreden.
10. Si quieres que te respete, tú también tendrás que respetarme. El respeto es la capacidad de considerar el valor de los demás y no tiene importancia cuando no es mutuo.
11. Yo sé que la iglesia católica -y muchas otras que se dicen cristianas- condenan las relaciones homosexuales. También condenan las relaciones prematrimoniales, el adulterio, el sexo oral, la masturbación, la literatura erótica y, en general, todo lo relacionado con el sexo. Igualmente prohíben la ordenación sacerdotal de las mujeres, el uso de los condones, el aborto, los anticonceptivos y la evasión de impuestos, entre muchas otras cosas. En cambio, permiten y aprueban la guerra y la pena de muerte. Si realmente quieres seguir las enseñanzas de Cristo, no confundas su mensaje con las necedades de aquellos que pretenden hablar en su nombre.
12.Muy pocos médicos, psicólogos y psiquiatras están capacitados para entender y valorar la sexualidad humana, ya que sus programas de estudio no la incluyen. No me pidas ponerme en manos de ignorantes. Si quieres entender mi homosexualidad, acude tú con un sexólogo.
13. Hay muchas teorías que tratan de “explicar” el origen de la homosexualidad. Ninguna ha logrado acertar porque los científicos que las formulan parten de la idea de que es una alteración de la conducta, de la biología o la falta de algo. No soy una enfermedad ni un defecto: soy una persona. ¿Tú porqué eres heterosexual? ¿Te lo has preguntado alguna vez?.
14. Antes de usar términos como “aberrante”, “desviado”, “anormal” o “depravado”, consulta el diccionario. No hagas gala de tu ignorancia.
15. Nadie es “culpable” de que yo sea homosexual. Yo no “me volví” homosexual porque alguien “me pegara” sus mañas. Si las preferencias sexuales fueran contagiosas, todos seríamos heterosexuales porque ustedes son mayoría. Ni tú ni nadie se volverá homosexual por convivir conmigo.
16. Las historias que has oído o leído acerca de que los homosexuales somos violadores de niños son falsas. Más del 80% de los violadores de menores de edad son heterosexuales y te lo pueden comprobar en cualquier oficina de defensa de derechos humanos o en cualquier juzgado penal.
17. No soy homosexual porque aún no haya encontrado a la “persona adecuada” del otro sexo. No me atrae ni me interesa tener relaciones sexuales con personas de sexo diferente al mío, así como a ti no te atrae el tenerlas con alguien de tu mismo sexo. Tampoco ando persiguiendo heterosexuales: prefiero relacionarme emotiva y sexualmente con una persona homosexual de mi mismo sexo.
18. No tengas temor de preguntarme lo que sea acerca de mi vida sentimental o sexual, y en general, de mis aspiraciones como persona. Yo estoy deseando que me conozcas mejor y, comunicándonos, te sorprenderás de lo parecidos que somos.
19. No estoy pidiéndote que me entiendas y me toleres, sino que me comprendas y me aceptes. Tolerar es indigno porque la tolerancia es un repudio disfrazado de buena voluntad.
20. Finalmente, no dudes de mi afecto por ti... y no me hagas dudar del tuyo convirtiéndome en tu enemigo. Mi vida es buena y valiosa y tengo que vivirla tal cual es, incluso a pesar de ti.

Desconozco el autor.

REPLICA articulo HOMOSEXUALIDAD Y ADOLESCENCIA Rev Dominical 5/04/2009 Doctor César Landaeta

REPLICA articulo HOMOSEXUALIDAD Y ADOLESCENCIA Rev Dominical 5/04/2009 Doctor César Landaeta



Respetados Directivos de
Revista Dominical.
Últimas Noticias
Ciudad.-
Atte. Doctor César Landaeta

Ante todo nuestro respeto y aplausos positivos por su labor informativa. Situación que nos lleva, como organización que defiende los Derechos Humanos de toda la comunidad de Diversidad Sexual y Género, solicitar formalmente ante ustedes un derecho a réplica por un artículo presentado el día 5 de abril de 2009, Nº 2026, página 34, columna “La Acera de Enfrente” de César Landaeta. Psicólogo.

Pues bien en dicho artículo se presenta una postura fuera de realidad en cuanto a la terminología y uso de expresiones que más que informativas, son absolutamente discriminadoras y homofóbicas, las que llevan a la desinformación, en lugar de a la información.

Voy a explicar algunos puntos, aunque no son los únicos: El primer párrafo del artículo se habla de que “…los años adolescentes es cuando se estructura la personalidad y se define la orientación sexual” (subrayado mío), no concuerda con lo expresado por la APA (American Psychiatric Association) en la que se expone que la homosexualidad ha quedado eliminada , desde hace ya 32 años del “Manual Diagnóstico y estadístico de las enfermedades mentales” (DSM) y la académica del Programa de Sexualidad Humana de la Facultad de Psicología (FP) ha dado a conocer la conclusión de su estudio en cuanto a “… la identidad sexual y que la misma está enraizada en la biología de cada ser humano antes del nacimiento, brota de una variación en los cromosomas y está vinculada a los genes; eso desestima que la homosexualidad y la transexualidad sean una opción…” (Dr. Rafael Salín de la UNAM). El cual también aclara “… que la homosexualidad no es una patología…”

En el segundo párrafo Landaeta señala “En ciertos momentos y dependiendo de la calidad de las relaciones que se establezcan con ambos padres, veremos aparecer en la conducta rasgos de varón o de hembra y ello puede llevar a confusiones indeseables, tanto en quien lo presenta, como en quienes los observan.” (Ambos subrayados nuestros). Allí debemos señalarle dos cosas, que las lesbianas siguen siendo mujeres y que no necesariamente tengan rasgos de varón y viceversa, y en segundo lugar en cuando a la expresión “indeseables” quisiera que me aclarara una duda, ¿Habla desde el punto de vista profesional o desde el punto de vista religioso?.

Continuando la exposición de motivos y dando continuidad al texto, nos trasladamos al sexto párrafo donde se expresa “Muchas situaciones de abandono afectivo, sentimientos de soledad o de maltrato, disminuyen la autoestima y pueden hacer que los jóvenes busquen satisfacciones en sus iguales, sin que ello determine una clara elección homosexual.” (Cita textual). Aquí se vuelve a ver que tan lejos está de las conclusiones científicas, psiquiátricas e incluso psicológicas al respecto; incluso expresando una contradicción de hecho, lo que se aprecia en el subrayado y cambio de color de letras hecha por nosotr@s, para resaltar la referencia.

En el séptimo párrafo últimas dos línea expresa el Doctor “… para llegar a un diagnóstico definitivo.” (Subrayado nuestro) Volvemos a recordar a expertos internacionales que hablan de estos puntos, tales la Clínica de la Diversidad Sexual del Departamento de Psicología Medica, Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina (FM), la cual señala en relación a la tendencia e identidad sexual y de género, lo siguiente y cito: “Es una condición genética y cromosómica, es decir, ocurre al momento en que se fecunda el óvulo”, explicó el psiquiatra y doctor en ciencias dicas. O sea no es una escogencia, no puede diagnosticarse como una enfermedad mental y mucho menos está condicionada a la educación (abandono, maltrato, etc)

Como último punto, y ya en el párrafo final establece el Doctor Landaeta que “Sólo después que se ha llegado a una organización total de la personalidad, puede saberse la orientación definitiva de cada quien.” Quisiera que el Doctor aclarara cuál es el término subrayado por nosotr@s, ya que no encontramos el mismo en ningún texto pedagógico, psicológico, neurológico, psicopedagógico o psiquiátrico.

De nuevo ratificamos nuestro derecho a réplica y esperando su pronta respuesta.

Siempre suy@s y agradeciendo su atención.
Elena Hernáiz Landáez Ana Margarita Rojas Martínez
Presidenta Vice-Presidenta

PD. La Correspondencia enviada a ustedes será publicada textualmente en la página de la fundación y enviada a la base de datos de la misma